Mitos y verdades sobre la alimentación para mascotas

Muchos dueños de mascotas hoy en día están interesados en aprender acerca de la nutrición óptima para sus peludos, y el primer lugar donde buscan respuestas es en Internet. Desafortunadamente, hay una variedad de blogs y cursos publicados en línea que pueden difundir información inexacta o sesgada. Hay mucha información por ahí, así que ¿cómo se puede distinguir la realidad de la ficción? Aunque la ciencia de la nutrición no es perfecta, es el mejor enfoque que tenemos para encontrar la mejor manera de alimentar a nuestras mascotas.

El siguiente artículo es un enfoque basado en la evidencia de algunos mitos comunes que se encuentran sobre los alimentos para mascotas y la industria de alimentos para mascotas.

 

Mito 1: El maíz y otros granos son rellenos de baja calidad en los alimentos para mascotas

Verdad: El maíz no es un relleno barato como uno podría pensar. Les da energía a las mascotas y contiene nutrientes valiosos como el caroteno, que se convierte en vitamina A en el cuerpo. El caroteno ayuda a la vista, la salud de la piel, la reproducción y el desarrollo de los huesos y los músculos de las mascotas.

 

Mito 2: Preparar una dieta casera para mi mascota es más saludable y menos costoso que comprar un producto comercial.

Verdad: Las dietas caseras rara vez son nutricionalmente balanceadas y completas, y toman una cantidad significativa de tiempo, esfuerzo y costo para prepararse. Un nutricionista veterinario certificado es realmente la única persona con el conocimiento y la experiencia para formular una dieta casera, y debe ser recetada sólo en circunstancias apropiadas.

 

Mito 3: Las sobras de la mesa están bien para mi mascota

Verdad: Como regla general, los veterinarios recomiendan no alimentar a las mascotas con restos de comida. Hacerlo puede provocar vómitos y diarrea, y cuando una mascota come regularmente alimentos con un alto contenido de grasa (restos de carne grasosa), se puede producir inflamación del páncreas (pancreatitis). Alimentar a su mascota con restos de comida también puede fomentar la mendicidad y ese es un comportamiento muy difícil de corregir.

 

Mito 4: Los subproductos son malos para mi mascota.

Verdad: Los subproductos como la pulpa de remolacha y la pulpa natural de tomate, así como las carnes de órganos de animales (por ejemplo, hígado, corazón, pulmones, bazo, riñones, etc.) pueden ser una excelente fuente de nutrientes y proteínas en los alimentos para mascotas.

 

Mito 5: Los alimentos secos previenen la enfermedad dental mejor que los alimentos enlatados o semihúmedos.

Verdad: Los alimentos secos no necesariamente producen dientes y encías más saludables. La mayoría de los alimentos secos se desmoronan cuando una mascota se los come y pueden atascarse entre los dientes. Si se deja atrás, la placa y el sarro pueden acumularse. No hay suficientes estudios a largo plazo para probar que alguno de los dos métodos incluyendo una dieta de alimentos secos, es la mejor alimentación para prevenir las enfermedades dentales.

Mito 6: Las croquetas no son muy digeribles 

Verdad: Se han realizado muchas investigaciones para examinar la digestibilidad de las croquetas y, de hecho, son altamente digeribles. Las investigaciones han demostrado que la digestibilidad de proteínas, grasas y almidón en las croquetas es superior al 90% en gatos y perros. La fibra, por definición, no es digerida, jugando un papel crítico en la salud digestiva y promoviendo la regularidad. La fibra puede ser particularmente importante para los perros de razas pequeñas susceptibles a problemas estomacales, ya que ayuda a crear unas heces más duras.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta

      Iniciar Sesión con:



      Registrar una cuenta nueva
      Iniciar Sesión con:

      Iniciar Sesión con:


      Restablecer la contraseña
      Abrir chat
      1
      Hola 👋
      ¡En que podemos ayudarte?